Origen del tennis – Oscar Leyva Ciudad

Si hablamos del origen del tenis, tenemos un antecedente muy remoto de este juego que se practicaba ya en Persia y Egipto seis siglos a. C., pero eso sí, con la salvedad de que se jugaba con la mano.

Los griegos y también los romanos se aficionaron a este juego, y lo expandieron por todos los países del mar Mediterráneo.

Algunos historiadores autorizados, aseguran que los árabes lo jugaban en tiempos de Carlomagno en España, y existe documentación del 1300, alusiva a un juego semejante, el de la Boude.

Parece que el rey Luis X de Francia, murió de un enfriamiento tras una partida de tenis en 1316. A Carlos I de España, le entusiasmaba un juego de pelota muy parecido al tenis, practicado también en las cortes inglesa y francesa.

En Francia el jeu de paumeya, se jugaba en interior, y es el predecesor del tenis moderno. En un poema escrito en latín por un poeta elegiaco francés, donde se documenta este juego, se indica que el jugador que golpeaba la pelota gritaba: excipe = ¡tened!

Más sobre el tennis

Antes, Anna Comnena, hacia el siglo XII, alude a un juego parecido al tenis en Bizancio. En Inglaterra Enrique VIII, que era un excelente tenista, construyó en 1530, el famoso lugar de Hampton Court para llevarlo a cabo.

Su hermano Enrique VII, también gran deportista, invitó en 1506 al rey de Castilla, Felipe I el Hermoso, a jugar una partida de tenis contra el marqués de Dorset en Windsor.

También la reina Isabel I de Inglaterra, era entusiasta de este deporte, aunque se limitaba a ver cómo lo jugaba su padre Enrique VIII, en los terrenos acondicionados para ello en Westminst y en el mencionado Hampton Court, todavía en uso.

También en Escocia tenía este juego gran predicamento como deja ver el excelente campo de tenis construido en 1539, todavía en uso, en el Falkland Palace.

Otros reyes de la Corona inglesa, como Carlos I y Carlos II, fueron excelentes tenistas que tomaron la iniciativa de construir sus propios lugares de juego en Whitehall, como los describe en su famoso Diario Samuel Pepys.

Un grabado de 1641, muestra al rey Jacobo II de Inglaterra y VII de Escocia de niño, jugando y disfrutando de este entretenimiento de las clases altas en un campo de tenis.

Leyva Te cuenta más

El siglo de oro del tenis fue el XVI. En Francia, Francisco I construyó en el palacio del Louvre una corte o patio para que su hijo Enrique IIuno de los mejores tenistas de su tiempo, se entrenara.

Carlos IX, a mediados del XVI, no sólo era un buen tenista sino que concedió una real cédula a una corporación de tenis profesional.

Al parecer, en el año 1596, había unos doscientos cincuenta lugares en París donde jugar al tenis. Tanta era la afición que hasta un viajero inglés de la época escribe: “Parece que existe más afición al juego del tenis que a la cerveza”.

Luis XIV, era un entusiasta y también su hijo. De hecho, los aposentos para el juego de tenis en Versalles fueron escenario, el 20 de junio de 1789, de los inicios de la Revolución Francesa.

Numerosos grabados en cobre, de los siglos áureos, reflejan el juego del tenis, con su red y su raqueta.

Parece que el tenis actual, es una evolución del que se practicaba en París en vísperas de la Revolución en el Tennis Royal jeu de paume, cuyos jugadores en vez de raqueta o pala utilizaban la palma de la mano.

Oscar Leyva Oscar Leyva Ciudad España Madrid PP Panamá Dubai Miami Copa Davis